Cuánto Llenar la Copa de Vino sin quedar mal

Cuánto Llenar la Copa de Vino

En el maravilloso universo de los placeres etílicos, el vino ocupa un trono especial. Pero, ¡alto ahí! Antes de sumergirnos en la elegante danza de los aromas y sabores, debemos resolver el misterio crucial (sobre todo para que no quedes mal): ¿cuánto llenar la copa de vino? No te preocupes, estamos aquí para destapar esa botella de incertidumbre y llenar tu conocimiento con el néctar de la sabiduría vinícola.

Lo cierto es que la puedes llenar como tu quieras que para eso es tu copa pero te interesa leer este artículo. Imagina esta escena: estás en una cena de colegas, con tu copa de vino en mano. ¿Te has preguntado alguna vez si la cantidad que has vertido es la apropiada? ¿O si estás siguiendo algún código secreto de los amantes del vino con mucha clase? No te preocupes, no es necesario convocar a un sommelier con capa y espada, pero sí es crucial entender el arte de llenar la copa con gracia y precisión.

Regala Ronda, regala Morosanto

Primero, olvídate de la regla “hasta el borde”, a menos que quieras participar en la versión adulta del juego “Jenga” y estés dispuesto a sacrificar tu alfombra favorita. Llenar la copa de vino no es un concurso de llenado al tope; es más bien una danza delicada entre el disfrute y la moderación, sobre todo la moderación.

En el mundo del vino, el espacio en la copa no es simplemente un vacío esperando ser llenado. ¡No, no, no! Es un lienzo en blanco que debe ser pintado con la cantidad justa para que los aromas se desplieguen como fuegos artificiales en tu nariz. Además, ¿quién quiere agitar el líquido y terminar con una alfombra vinosa?

Cuanto se llena la copa de vino

Por norma general son:

  • Vinos secos (tintos o blancos): 150ml
  • Jerez: 90ml
  • Oporto: 90ml
  • Dulces: 60-90ml
  • Vinos espumosos: 150ml

Fuente: Vinetur

Date un lujo…nuestro tope de gama colección CÉSPEDES

La regla número uno: evita el llenado hasta la boca de la copa. Imagina que tu copa es como una obra de arte, y el líquido es el protagonista que debe tener su espacio para brillar. Deja que respire, que se mezcle con el oxígeno y alcance su máximo esplendor antes de darle la bienvenida a tu paladar.

Ahora bien, ¿cuánto es suficiente? Piensa en la cantidad de vino que se vierte en la copa como un abrazo amistoso, no como un apretón de manos frío y formal. Una tercera parte de la copa es un punto de partida seguro. De esta manera, le das al vino suficiente espacio para expresarse y, al mismo tiempo, te aseguras de que haya suficiente líquido para disfrutar.

Pero espera, ¡aún hay más! La temperatura también juega un papel importante en esta travesía vinícola. Si llenas demasiado la copa, el vino se calentará rápidamente debido al contacto con tus manos, y nadie quiere un vino tibio que se sienta como un abrazo incómodo.

Conclusiones

En resumen, llenar la copa de vino es un arte que requiere equilibrio y gracia. Si la llenas mucho, se airea menos y oleras peor el vino, y al estar más vino en contacto con el cristal y las manos, se acaba calentando. En cambio, si la llenas correctamente con esos 150ml o bien en la zona donde la copa se empieza a estrechar, sin duda se airea mejor, se puede agitar sin problemas, el vino no se calienta porque hay menos cantidad para ser bebida y ¡te llenas las veces que haga falta!

Así que la próxima vez que te enfrentes a la pregunta existencial de cuánto llenar la copa, recuerda estas palabras sabias y disfruta del viaje sensorial que el vino tiene reservado para ti. ¡Salud y feliz vertido! 🍷

Más info aquí.

============================================

¿Listo para disfrutar estos caldos?

¡Si quieres pasar un fin de semana original y conocer más en profundidad cómo se elabora el vino a gran escala y de manera profesional, no dudes en visitarnos a Bodegas Morosanto o haznos un pedido aquí!

¡Hasta la próxima!

Tipos de Vino: Clases de Uva más Emblemáticas

tipos de vino

El mundo del vino es tan vasto como cautivador, y gran parte de su diversidad proviene de las distintas variedades de uva utilizadas en su elaboración. Desde tintos robustos hasta blancos frescos y delicados, cada tipos de vino lleva consigo el sello único de la uva que lo creó. ¡Acompáñanos en este viaje para explorar las clases de uva más relevantes en la creación de estos elixires!

Regala Ronda, regala Morosanto

Tipos de vino basados en el tipo de uva.

Cabernet Sauvignon: Potencia y Elegancia en un Tinto Inigualable

El Cabernet Sauvignon es sinónimo de potencia y estructura en el mundo del vino tinto. Este tipo de vino, Originario de Burdeos, Francia, es un noble varietal que se ha extendido por todo el globo, destacando por su cuerpo robusto, taninos firmes y notas frutales intensas, que van desde grosellas negras hasta toques herbáceos. Los vinos elaborados con esta uva pueden envejecer magníficamente, revelando complejidad y profundidad con el tiempo.

Chardonnay: Elegancia y Versatilidad en los Blancos

Entre los blancos, el Chardonnay ocupa un lugar privilegiado. Originaria de la región de Borgoña en Francia, esta uva se ha convertido en los tipos de vino favoritos de muchos enólogos por su versatilidad. Los vinos Chardonnay pueden variar desde expresiones frescas con notas cítricas y minerales hasta otros más cremosos y complejos con aromas a frutas tropicales y toques de roble, resultado de la fermentación y crianza en barricas de este material.

Merlot: Suavidad y Plenitud en Tintos Seductores

La uva Merlot, de origen francés, es conocida por su suavidad y plenitud en los vinos tintos. A menudo se la mezcla con Cabernet Sauvignon para suavizar la estructura y aportar notas de frutas maduras, como ciruelas y moras. Los vinos Merlot son apreciados por su accesibilidad y taninos más redondos, lo que los hace ideales para disfrutar en una variedad de ocasiones.

Pinot Noir: Elegancia y Finesse en Tintos de Gran Personalidad

El Pinot Noir son tipos de vino aclamados por su elegancia y complejidad aromática. Originario de la región francesa de Borgoña, esta uva es capaz de expresar sutiles matices de frutas rojas, como cerezas y fresas, así como notas terrosas y florales. Los vinos Pinot Noir son reconocidos por su ligereza y finura, y elaborarlos puede ser un desafío debido a la delicadeza de la uva.

Sauvignon Blanc: Frescura y Vivacidad en Blancos Refrescantes

El Sauvignon Blanc es un ejemplo supremo de frescura y vivacidad en los vinos blancos. Con raíces en la región de Burdeos, esta uva produce vinos con sabores herbáceos, cítricos y tropicales. Los vinos Sauvignon Blanc son reconocibles por su acidez refrescante y sus aromas intensos, que pueden recordar a hierbas recién cortadas, pomelos y maracuyá.

Syrah (o Shiraz): Intensidad y Especias en Tintos Poderosos

La Syrah, conocida como Shiraz en algunos lugares, es una uva que genera vinos tintos de intensidad y carácter. Originaria del valle del Ródano en Francia, produce vinos con notas de frutas oscuras, especias y pimienta negra, así como taninos firmes. Los vinos Syrah/Shiraz pueden variar desde ejemplares potentes y concentrados hasta otros más suaves y accesibles, dependiendo del lugar de cultivo.

Malbec: Intensidad y Elegancia en Tintos Argentinos

Originaria de Francia, la uva Malbec ha encontrado en Argentina su santuario, dando vida a vinos tintos de intensidad y carácter. Con notas de frutas negras como moras y ciruelas, estos vinos suelen presentar taninos suaves y un cuerpo medio a completo. La Malbec ha ganado fama mundial por su perfil distintivo y su capacidad para reflejar el terruño argentino.

Riesling: Frescura y Longevidad en Blancos Aromáticos

El Riesling es conocido por su versatilidad y capacidad de reflejar el terruño en el que se cultiva. Originaria de Alemania, esta uva produce vinos blancos con una gama impresionante de sabores, desde notas florales y frutas como duraznos y manzanas hasta toques minerales. Además, puede presentar una sorprendente longevidad, desarrollando complejidad con el paso del tiempo.

Sangiovese: La Elegancia Italiana en Tintos de Alta Cuna

La uva Sangiovese es la piedra angular de muchos vinos italianos emblemáticos, como el Chianti. Con sabores que van desde cerezas ácidas hasta hierbas secas y taninos moderados, los vinos Sangiovese son reconocidos por su acidez refrescante y su capacidad para maridar a la perfección con la cocina italiana.

Tempranillo: Tradición y Carácter en Tintos Españoles

Originaria de España, la uva Tempranillo es la protagonista en vinos emblemáticos como Rioja y Ribera del Duero. Estos vinos tintos destacan por sus notas de frutas rojas, cuero y vainilla, así como por su equilibrio entre acidez y taninos. La Tempranillo ofrece una amplia gama de estilos, desde ejemplares jóvenes y afrutados hasta reservas envejecidas con complejidad y elegancia.

Gewürztraminer: Exotismo y Aromas en Blancos Seductores

La uva Gewürztraminer es conocida por sus vinos blancos con aromas exóticos y especiados. Originaria de Alemania y también presente en regiones como Alsacia, produce vinos con notas florales, frutas tropicales y un toque de especias, como clavo de olor y jengibre. Estos vinos suelen tener una acidez moderada y un cuerpo más bien completo.

Date un lujo…nuestro tope de gama colección CÉSPEDES

Conclusiones

El mundo del vino es un universo diverso y apasionante, donde las distintas clases de uva desempeñan un papel crucial en la creación de vinos con personalidades únicas. Estas variedades mencionadas son solo una pequeña muestra de la amplia gama de uvas utilizadas en la elaboración de vinos alrededor del mundo. ¡Explora, degusta y descubre la magia que cada uva aporta a tu copa de vino favorita!

Desde los tintos estructurados hasta los blancos frescos y afrutados, cada tipo de vino es un testimonio del talento de la naturaleza y la maestría del enólogo para capturar la esencia de estas uvas en una botella. ¡Salud!🍷

Más info aquí.

============================================

¿Listo para disfrutar estos caldos?

¡Si quieres pasar un fin de semana original y conocer más en profundidad cómo se elabora el vino a gran escala y de manera profesional, no dudes en visitarnos a Bodegas Morosanto o haznos un pedido aquí!

¡Hasta la próxima!

Gran Feria Sabor a Málaga 2023

https://www.saboramalaga.es/

Del 5 al 10 de diciembre / 11 a 21h
Paseo del Parque. Málaga

Estaremos en el puesto 53 de Gran Feria Sabor a Málaga 2023. Pásate a degustar nuestros vinos!

El Paseo del Parque de la capital malagueña acoge desde el martes 5 y hasta el domingo 10, la Gran Feria Sabor a Málaga con más de un centenar de productores de toda la provincia, además de una decena de negocios de restauración.

Pronto se puede acceder y descargar el programa de actividades de esta nueva edición de la Gran Feria Sabor a Málaga 2023, que viene con muchas novedades.

Más info aquí.

============================================

¿Listo para disfrutar estos caldos?

¡Si quieres pasar un fin de semana original y conocer más en profundidad cómo se elabora el vino a gran escala y de manera profesional, no dudes en visitarnos a Bodegas Morosanto o haznos un pedido aquí!

¡Hasta la próxima!

Cómo almacenar botellas de vino en casa de forma correcta

Cómo almacenar botellas de vino

El vino es una bebida que requiere de unos cuidados especiales para conservar sus propiedades y su calidad. Si eres un amante del vino y quieres saber cómo almacenar botellas de vino en casa de forma correcta, sigue leyendo este artículo donde te daremos algunos consejos prácticos y sencillos.

La posición de las botellas

Uno de los aspectos más importantes a la hora de almacenar el vino es la posición de las botellas. Lo ideal es colocarlas en horizontal, de forma que el vino esté en contacto con el corcho y lo mantenga húmedo. De esta manera, se evita que el corcho se seque, se encoja y deje entrar aire en la botella, lo que podría oxidar y estropear el vino.

Otra opción es colocar las botellas ligeramente inclinadas hacia arriba o hacia abajo, pero en este caso hay que tener en cuenta que el sedimento del vino se acumulará cerca del corcho o del fondo de la botella, respectivamente. Por eso, es conveniente mover las botellas de vez en cuando para evitar que el sedimento afecte al sabor y al aroma del vino.

Si el tapón de la botella es de silicona o de plástico, no es necesario colocarla en horizontal, ya que estos materiales no se secan ni se encogen. También se pueden conservar en vertical las botellas de vino blanco y de espumoso, ya que estos vinos tienen menos sedimento y menos riesgo de oxidación.

Regala Ronda, regala Morosanto

La temperatura y la humedad

Otro factor clave para el almacenamiento del vino es la temperatura. Lo ideal es mantener las botellas en un lugar fresco y constante, entre 13 y 16 grados centígrados aproximadamente. Las temperaturas altas pueden acelerar el envejecimiento del vino y hacer que pierda sus cualidades, mientras que las temperaturas bajas pueden retrasar el proceso de maduración y alterar el equilibrio del vino.

Además, hay que evitar los cambios bruscos de temperatura, ya que pueden provocar la dilatación y la contracción del vino y del corcho, lo que puede generar fugas o filtraciones de aire. Por este motivo, la cocina no es un buen lugar para guardar el vino, ya que suele tener una gran variabilidad de temperaturas y de olores.

La humedad también es importante para el vino, ya que influye en la conservación del corcho. Lo ideal es que la humedad relativa del ambiente esté entre el 60 y el 70%, para mantener el corcho elástico y evitar que se agriete o se mohosee. Una humedad excesiva puede favorecer el crecimiento de hongos y bacterias en el corcho y en la etiqueta, mientras que una humedad insuficiente puede resecar el corcho y hacer que se rompa.

La luz y el olor

La luz es otro enemigo del vino, ya que puede provocar su oxidación y su decoloración. Por eso, es conveniente guardar las botellas en un lugar oscuro, lejos de la luz solar y de las fuentes de luz artificial. Las botellas de vidrio oscuro ayudan a proteger el vino de la luz, pero no son suficientes para evitar su deterioro.

El olor es otro aspecto que hay que tener en cuenta, ya que el vino puede absorber los aromas del entorno y perder su identidad. Por eso, es mejor guardar las botellas en un lugar ventilado, limpio y sin olores fuertes, como los de productos químicos, alimentos o perfumes.

Los estantes y las vinotecas

Una buena forma de almacenar las botellas de vino en casa es usar estantes o muebles botelleros de madera, que permiten colocarlas en horizontal y dejar visibles las etiquetas. Los estantes de madera son fáciles de instalar y se adaptan a cualquier espacio, siempre que cumplan con las condiciones de temperatura, humedad, luz y olor que hemos mencionado.

Otra opción más sofisticada y precisa es usar una vinoteca o una nevera específica para el vino, que permite regular la temperatura y la humedad de forma óptima y protege el vino de la luz y de los olores. Las vinotecas ocupan poco espacio y tienen diferentes capacidades, según el número de botellas que se quieran guardar. Además, suelen tener un diseño elegante y moderno que puede decorar cualquier estancia.

Regala Ronda, regala Morosanto

Conclusión

Como hemos visto, almacenar botellas de vino en casa de forma correcta no es difícil, solo hay que seguir unas pautas básicas y tener en cuenta algunos factores que pueden afectar al vino. De esta manera, podremos disfrutar de nuestros vinos favoritos en las mejores condiciones y apreciar todo su sabor y su aroma. ¡Salud! 🍷

============================================

¿Listo para disfrutar estos caldos?

¡Si quieres pasar un fin de semana original y conocer más en profundidad cómo se elabora el vino a gran escala y de manera profesional, no dudes en visitarnos a Bodegas Morosanto o haznos un pedido aquí!

¡Hasta la próxima!

Qué son los Sulfitos en el Vino y por qué se usan

que son los sulfitos del vino

Los sulfitos del vino son un tema que genera mucha controversia entre los consumidores y los productores de esta bebida milenaria. ¿Qué son exactamente? ¿Son perjudiciales para la salud? ¿Qué función tienen en la elaboración y conservación del vino? En este artículo, vamos a responder a estas y otras preguntas, para que puedas disfrutar del vino con más conocimiento y confianza.

¿Qué son los sulfitos del vino?

Los sulfitos del vino son compuestos químicos que se utilizan comúnmente como conservantes. Por regla general, adoptan la forma de dióxido de azufre o sulfitos inorgánicos, los cuales contribuyen a mantener en buen estado el vino. Sin su uso, el producto se degradaría en poco tiempo, con el impacto negativo que tendría para el consumidor.

Regala Ronda, regala Morosanto

Alimentos con sulfitos

Los sulfitos no solo están presentes en el vino, sino que también se encuentran en muchos otros alimentos, en concentraciones que pueden llegar a ser hasta 10 veces más altas. Algunos ejemplos de alimentos que contienen sulfitos son:

  1. Frutas deshidratadas, como albaricoques, pasas, higos o ciruelas.
  2. Frutos secos, como pistachos, almendras o nueces.
  3. Productos cárnicos, como jamón, salchichas o embutidos.
  4. Productos lácteos, como quesos, yogures o leche en polvo.
  5. Productos de panadería y pastelería, como galletas, pasteles o panes.
  6. Bebidas, como zumos, refrescos, cervezas o sidras.

Los albaricoques deshidratados pueden llegar a tener hasta 2000 miligramos por kilogramo de sulfitos, mientras que los vinos blancos y rosados normalmente solo tienen hasta 200 miligramos por litro, y los vinos tintos, solo hasta 150 miligramos por litro.

En cuanto a su presencia en el vino, puedes encontrar dos tipos. Están los sulfitos que se han generado como consecuencia del proceso de fermentación y los que añaden los enólogos de manera controlada. El objetivo es el de garantizar unos estándares de calidad adecuados. El hecho de que se tengan que añadir no debe extrañarte. Los naturales se generan durante la fermentación alcohólica, pues las levaduras producen pequeñas cantidades de sulfitos como subproducto de su ciclo vital. Sin embargo, no producen una cantidad suficiente, algo que impide garantizar una adecuada protección del vino contra la oxidación y el deterioro microbiológico. Por esta razón, los enólogos agregan sulfitos adicionales durante la elaboración del vino y, así, mantener la frescura y calidad a lo largo del tiempo.

¿Para qué sirven los sulfitos en el vino?

Los sulfitos en el vino cumplen diferentes funciones. La más destacada es la de actuar como conservante y antioxidante. Si el oxígeno entra en contacto con el líquido, sus componentes reaccionarán de manera indeseada. Por ejemplo, el sabor, el aroma y el color se verían alterados, tanto que el producto podría no ser apto para el consumo humano. Con el fin de evitar este y otros problemas, los sulfitos se utilizan para prevenir la oxidación, al inhibir las reacciones químicas no deseadas que ocurren cuando el vino está expuesto al oxígeno. De una forma sencilla, se mantiene la frescura y la vitalidad del producto hasta que llega a tu mesa.

Más allá de su función como antioxidante, cuentan con propiedades antimicrobianas que resultan muy útiles. Un crecimiento de bacterias, levaduras y otros microorganismos podría ser letal para el vino. Los sulfitos evitan que estos agentes patógenos se desarrollen y alteren el equilibrio del vino, causando defectos como el picado, el avinagrado o el amargor.

Algunos de los beneficios que aportan los sulfitos al vino son:

  • Protegen el color y el brillo del vino, evitando que se vuelva marrón o turbio.
  • Preservan el aroma y el sabor del vino, impidiendo que se pierdan o se modifiquen por la acción del oxígeno.
  • Evitan la formación de sustancias indeseables, como el acetaldehído, el ácido acético o el etanal, que pueden dar al vino un olor y un sabor desagradables.
  • Controlan el crecimiento de microorganismos, como bacterias, levaduras o mohos, que pueden provocar enfermedades o alteraciones en el vino.
  • Estabilizan el pH y la acidez del vino, manteniendo el equilibrio entre los diferentes componentes.

¿Son malos los sulfitos del vino para la salud?

Los sulfitos del vino son una sustancia segura y autorizada por las autoridades sanitarias de todo el mundo. Sin embargo, algunas personas pueden ser sensibles o alérgicas a ellos, y experimentar reacciones adversas como dolor de cabeza, náuseas, asma, urticaria o anafilaxia. Estos casos son muy raros y afectan a menos del 1% de la población, según la Organización Mundial de la Salud.

Para proteger a los consumidores, la legislación europea establece que si un producto contiene más de 10 partes por millón (ppm) de sulfitos (es decir, 10 miligramos por kilogramo o 10 miligramos por litro de sulfitos), la etiqueta debe mostrar con claridad la leyenda “contiene sulfito”. También puede reconocerse la presencia de sulfitos en las etiquetas de los alimentos por sus números E (E 220 a E 228).

Si eres una persona sensible o alérgica a los sulfitos, debes leer con atención las etiquetas de los productos que consumes, y evitar aquellos que los contengan. También puedes optar por vinos ecológicos, que tienen una menor cantidad de sulfitos añadidos, aunque no están exentos de ellos. Según la legislación europea, los vinos ecológicos pueden tener hasta 100 miligramos por litro de sulfitos en los blancos y rosados, y hasta 80 miligramos por litro en los tintos.

Conclusión

Los sulfitos del vino son unos compuestos químicos que se usan como conservantes y antioxidantes, y que ayudan a mantener la calidad y el sabor del vino. Son una sustancia segura y regulada, que solo puede causar problemas a las personas que sean sensibles o alérgicas a ellos. Si quieres disfrutar del vino con tranquilidad, solo tienes que leer las etiquetas y elegir el que más te guste y se adapte a tus preferencias. ¡Salud! 🍷

Regala Ronda, regala Morosanto

============================================

¿Listo para disfrutar estos caldos?

¡Si quieres pasar un fin de semana original y conocer más en profundidad cómo se elabora el vino a gran escala y de manera profesional, no dudes en visitarnos a Bodegas Morosanto o haznos un pedido aquí!

¡Hasta la próxima!

MEJORES Destinos de Invierno para Amantes del Vino

destinos de invierno

¿Te gusta el vino y quieres disfrutar de una escapada invernal diferente? Entonces, no te pierdas esta selección de destinos de invierno europeos, porque españoles creo que ya conocemos unos pocos… donde podrás degustar los mejores caldos y conocer la cultura vinícola de cada lugar. Además, te recomendamos una bodega española que te sorprenderá por su historia, sus vinos y sus actividades de enoturismo, creo que ya te suena… ¡Sigue leyendo y descubre todo lo que te espera!

Destinos de Invierno europeos

Oporto (Portugal)

Oporto es la segunda ciudad más importante de Portugal y el lugar donde nace el famoso vino de Oporto, un vino dulce y fortificado que se elabora en el valle del Duero. Oporto es un destino ideal para visitar en invierno, ya que tiene un clima suave y menos turistas que en verano. Podrás pasear por su casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, admirar sus monumentos, como la catedral, la torre de los Clérigos o el palacio de la Bolsa, y cruzar el puente Dom Luis I, que ofrece unas vistas espectaculares del río y la ciudad.

Pero lo que no puedes perderte es una visita a una de las bodegas que se encuentran en la ribera del Duero, donde podrás conocer el proceso de elaboración del vino de Oporto, catar diferentes variedades y disfrutar de un espectáculo de fado en vivo. Algunas de las bodegas más famosas son Cálem, Sandeman, Graham’s o Ferreira. También puedes hacer un crucero por el río y contemplar los paisajes de viñedos y quintas que lo rodean.

Regala Serranía de Ronda, regala Morosanto

Burdeos (Francia)

Burdeos es la capital mundial del vino y una de las ciudades más elegantes y culturales de Francia. Su centro histórico, también Patrimonio de la Humanidad, alberga edificios de estilo neoclásico, como el Gran Teatro, el Palacio Rohan o la Plaza de la Bolsa, que se refleja en el espejo de agua más grande del mundo. Burdeos también cuenta con museos interesantes, como el Museo de Bellas Artes, el Museo de Aquitania o el Museo del Vino y el Comercio.

Pero lo que hace especial a Burdeos es su entorno vitivinícola, que se extiende por más de 100.000 hectáreas y produce unos 700 millones de botellas al año. Hay más de 60 denominaciones de origen y 6.000 bodegas que se pueden visitar y catar sus vinos. Algunas de las más prestigiosas son Château Margaux, Château Lafite Rothschild, Château Mouton Rothschild o Château Haut-Brion. También puedes hacer una ruta por los pueblos medievales y los castillos que salpican la región, como Saint-Émilion, Blaye o Cadillac.

Glasgow (Reino Unido)

Glasgow es la mayor ciudad de Escocia y un destino emergente que combina tradición e innovación. Glasgow tiene un rico patrimonio arquitectónico, con edificios de estilo victoriano, georgiano y modernista, como la Catedral, el Ayuntamiento, la Universidad o la Casa Mackintosh. También tiene una vibrante escena cultural, con museos de primer nivel, como el Museo de Arte Moderno, el Museo de Transporte o el Museo Kelvingrove, y una oferta musical y artística muy variada.

Glasgow también es un buen punto de partida para explorar las tierras altas de Escocia, donde se produce el whisky, la bebida nacional. Puedes hacer una excursión a la isla de Islay, donde se encuentran algunas de las destilerías más famosas, como Laphroaig, Lagavulin o Ardbeg, y probar sus whiskies ahumados y con sabor a turba. También puedes visitar la región de Speyside, donde se elaboran whiskies más suaves y afrutados, como Glenfiddich, Glenlivet o Macallan.

Ronda (España)

Como destinos de invierno, Ronda es una de las ciudades más bonitas y románticas de Andalucía, situada sobre un impresionante tajo que la divide en dos. Ronda tiene un encanto especial, con sus calles empedradas, sus casas blancas, sus iglesias y sus palacios. Su monumento más emblemático es el Puente Nuevo, que une la parte antigua y la moderna de la ciudad y ofrece unas vistas espectaculares del desfiladero. También puedes visitar la Plaza de Toros, una de las más antiguas de España, el Palacio de Mondragón, que alberga el Museo Municipal, o los Baños Árabes, que se conservan en buen estado.

Ronda también es un destino ideal para los amantes del vino, ya que se encuentra en la zona de la Serranía de Ronda, donde se cultivan variedades autóctonas e internacionales y se producen vinos de calidad. Una de las bodegas que te recomendamos, como no, es Bodegas Morosanto, que se fundó en 2005 sobre el antiguo Cortijo Morosanto, que data del siglo XVIII. La bodega se encuentra en la cabecera de la cuenca del río Guadalcobacín, a los pies de la Sierra de las Cumbres y a escasos 10 km de la ciudad romana de Acinipo1La finca tiene unas 30 hectáreas dedicadas al cultivo de la vid, donde crecen variedades como Tempranillo, Syrah, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot, Viognier y Tintilla de Rota12.

Los vinos de Bodegas Morosanto se caracterizan por su personalidad, expresión y complejidad. La bodega elabora vinos tintos, rosados y blancos, con diferentes crianzas y coupages, que reflejan el terroir y el clima de la zona. Algunos de sus vinos más destacados son el Morosanto Roble, el Morosanto Crianza y el Morosanto Reserva2.

Bodegas Morosanto también ofrece actividades de enoturismo, como visitas guiadas por la bodega y la finca, catas comentadas, cursos de iniciación a la cata, maridajes con productos locales, paseos a caballo por los viñedos o alojamiento en su casa rural, que dispone de cuatro habitaciones dobles, salón, cocina, terraza y piscina1.

Estos son algunos de los destinos de invierno que te proponemos para disfrutar del vino y de la cultura de cada lugar. Esperamos que te hayan gustado y que te animes a visitarlos. Y si quieres saber más sobre Bodegas Morosanto, puedes consultar su página web1 o seguirlos en sus redes sociales2. ¡Salud!

Regala Serranía de Ronda, regala Morosanto

============================================

¿Listo para disfrutar estos caldos?

¡Si quieres pasar un fin de semana original y conocer más en profundidad cómo se elabora el vino a gran escala y de manera profesional, no dudes en visitarnos a Bodegas Morosanto o haznos un pedido aquí!

¡Hasta la próxima!

Curso Catador de Vinos: Por donde empezar

Curso catador de vinos sumiller

Introducción al Curso de Catador de Vinos

España es el primer exportador mundial de vino en términos de volumen. Solo en 2021, se exportaron más de 2.300 millones de litros. Estas cifras tan asombrosas se traducen en una generación de empleo que beneficia a las bodegas donde se produce el vino, restaurantes, bares, centros de cata, hoteles, organización de eventos y mucho más. El mundo del vino es vasto y apasionante, y para aquellos que desean profundizar en su aprecio por esta bebida, el curso de catador de vinos es una opción emocionante. En este artículo vamos a explicar qué se necesita para ser sommelier (comúnmente catador de vinos) y qué requisitos debes cumplir para asesorar a las personas en la elección de vinos y licores. 

Si al terminar estás convencido/a de que esta es la profesión para ti, ¡no esperes más y da el paso hacia la formación!

Regala Serranía de Ronda, regala Morosanto

¿Qué es un Catador de Vinos?

Un catador de vinos es un experto en la apreciación de los vinos. Esta persona ha desarrollado sus sentidos y habilidades para evaluar y disfrutar del vino en su máxima expresión. Los catadores de vinos pueden identificar aromas, sabores, texturas y determinar la calidad y origen de un vino.

Beneficios de Convertirse en Catador de Vinos

  • Aprenderás a apreciar el vino en un nivel más profundo.
  • Mejorarás tus habilidades de cata y degustación.
  • Tendrás la capacidad de identificar vinos de alta calidad.
  • Obtendrás una certificación que puede abrir puertas laborales.
  • Podrás disfrutar del vino de una manera completamente nueva.

Pasos para Ingresar a un Curso de Catador de Vinos

Ingresar a un curso de catador de vinos es el primer paso hacia una emocionante carrera o pasatiempo. Los pasos comunes incluyen:

  1. Investigación: Busca cursos disponibles en tu área o en línea, como el curso de sumiller.
  2. Selección: Elige un curso que se adapte a tus necesidades y horarios.
  3. Inscripción: Regístrate en el curso seleccionado.
  4. Participación: Asiste a clases y realiza actividades prácticas.

Requisitos para el Curso

En la mayoría de áreas y sectores, los profesionales no nacen con conocimientos innatos, sino que estos se adquieren con el tiempo y la práctica. Aunque sí es cierto que para trabajar en determinadas profesiones es necesario tener cierto talento natural, una vocación o unas habilidades concretas, la realidad es que, en casi todos los casos, esto es insuficiente a la hora de adquirir un perfil atractivo para los reclutadores de empleo.

Esto ocurre también en la industria de la enología. Por un lado, entre lo más esencial que se necesita para ser sommelier figura sentir pasión por el vino, los licores y la gastronomía en general. Por otro, es necesario mucho más que esta vocación para poder dedicarse a una profesión tan demandada y enfocada al sector turístico y hostelero.

Entre los principales requisitos que deberás cumplir para trabajar como sommelier se encuentran:

  • Contar con una buena formación en diversas áreas.
  • Dominar diferentes idiomas y manejarse con soltura en el entorno digital.
  • Adquirir experiencia laboral en el sector, empezando por prácticas en empresas o trabajos a tiempo parcial.
  • Disponer de una serie de habilidades y competencias.
  • Estar siempre al tanto de las novedades en el sector y cualquier información que pueda afectar a la normativa de la industria, las medidas de seguridad e higiene, o de control de calidad.

Competencias que se necesitan para ser sommelier

Como veíamos en la introducción, existen diversas cualidades innatas que resultan de gran utilidad a la hora de trabajar como sommelier. Sin embargo, esto no quiere decir que no puedan desarrollarse y entrenarse, ¡al contrario! Muchas de ellas se adquieren con la experiencia laboral, a través del trato con todo tipo de clientes y con diferentes productos.

Entre las principales habilidades y competencias que se necesitan para ser sommelier, destacan las siguientes:

  • Habilidades comunicativas, para transmitir a los clientes la información sobre el vino y asesorar adecuadamente según gustos, intereses y presupuesto.
  • Sentidos muy afinados, sobre todo el gusto y el olfato, para detectar diferentes sabores, aromas y matices.
  • Trato empático, amable y gentil con los clientes, para lograr que se sientan con la comodidad y tranquilidad de poder expresar sus deseos o necesidades.

La formación que se necesita para ser sommelier

El trabajo de un sommelier es mucho más dinámico y multidimensional de lo que la gente imagina, así que su formación también debe serlo. Trabajar en enología implica no solo saber mucho sobre vinos y añadas. También requiere conocimientos de la industria, cómo se trabaja en las bodegas, cómo se gestionan los aspectos logísticos de embotellamiento, distribución y conservación, y otras áreas fundamentales. 

A continuación, vamos a profundizar en estas áreas y en la formación que se necesita para ser sommelier. Lee con atención para conocerlas.

Formación en enología

En primer lugar, nos encontramos con el pilar de toda la formación que debe adquirir un enólogo o sommelier: el conocimiento sobre vinos y licores. Esta área requiere de una gran especialización, por lo que la formación debe ser muy específica y ofrecer un acercamiento global pero muy riguroso de la industria del vino

La oferta académica que podrás encontrar para formarte como sommelier no es demasiado amplia, pero sí encontrarás diferentes opciones atractivas, en función de tus objetivos y necesidades:

  • Un Grado Universitario en Enología o un Máster de Sommelier Profesional, en alguna de las diferentes Universidades –públicas y privadas- de nuestro país. En la alternativa más completa, pero también más centrada en la teoría y la que tiene mayor duración.
  • Un Curso Técnico en Enología y Sommelier, te podemos recomendar el de CEAC, enlace al final del artículo. Es la forma más ágil y práctica de introducirte en el sector sin renunciar a los estándares de calidad en formación.
  • Un Curso Superior en Enología y Sommelier de las diferentes Escuelas de Hostelería y Turismo de España, una opción orientada al desarrollo profesional en estos sectores.
  • Otras vías de formación como los cursos impartidos por las Cámaras de Comercio de las diferentes Comunidades Autónomas, que suelen ser menos completos, pero más accesibles.
  • Formación en idiomas
  • Formación en marketing

A nivel general, el temario de un curso de catador de vinos suele incluir:

  • Historia del vino.
  • Tipos de uvas y regiones vitivinícolas.
  • Técnicas de cata.
  • Maridaje de vinos y alimentos.
  • La producción de vino.
  • Aspectos legales y éticos.

No has probado un vino tan diferente…

Cómo Elegir el Mejor Curso

Para elegir el mejor curso, considera:

  • La reputación de la institución.
  • La duración y el horario de las clases.
  • La calidad de los instructores.
  • Las oportunidades de práctica. De los aspectos más clave, ya que te abrirá puertas para trabajar a la vez que te dará experiencia para ir añadiendo a tu currículum.

Conclusión

En resumen, un curso de catador de vinos o curso de sumiller es una experiencia enriquecedora que te permitirá explorar el mundo del vino en profundidad. Desde aprender sobre la historia del vino hasta desarrollar habilidades de cata, este curso te preparará para una emocionante aventura en la industria del vino.

En este artículo hemos podido comprobar que los requisitos para trabajar como sommelier no son demasiado exigentes y que, si ya cuentas con las competencias que hemos mencionado, el próximo paso tan solo es adquirir una formación completa, actual y de calidad.

¡No pierdas la oportunidad de unirte a este apasionante viaje! Inscríbete en un curso de catador de vinos y descubre un mundo de aromas, sabores y experiencias únicas.

Preguntas frecuentes

1. ¿Necesito experiencia previa en catas de vino para inscribirme en un curso de catador o curso de sumiller?

No, la mayoría de los cursos de catador de vinos no requieren experiencia previa. Solo necesitas un interés genuino por el vino.

2. ¿Qué tipo de empleos puedo obtener después de completar el curso de sumiller o curso de catador?

Después de completar el curso, puedes trabajar como sumiller en restaurantes de lujo, catador en bodegas, consultor de vinos o periodista de vinos, entre otros.

3. ¿Cuánto tiempo dura un curso de sumiller o curso de catador típicamente?

La duración de los cursos puede variar, pero generalmente oscilan entre unas semanas y varios meses, dependiendo de la institución y el nivel del curso.

Fuente: CEAC

============================================

¿Listo para disfrutar estos caldos?

¡Si quieres pasar un fin de semana original y conocer más en profundidad cómo se elabora el vino a gran escala y de manera profesional, no dudes en visitarnos a Bodegas Morosanto o haznos un pedido en el apartado vino de Ronda. Si desea realizar una cata de vinos o evento, consulte nuestros servicios aquí.

¡Hasta la próxima!

Como Abrir Botella de Vino : El Ritual

Abrir botella de vino

Introducción

Descorchar una botella de vino puede ser un reto, todos lo sabemos. El corcho puede romperse a la mitad o terminar en el fondo de la botella en pedacitos. Para evitar cualquier tipo de inconvenientes, lo primero que debes hacer es tener el sacacorchos correcto. Hay muchos tipos, pero el preferido en los restaurantes es el mismo que debes usar en casa.

Herramientas Necesarias

1. Seleccionando el Sacacorchos Perfecto

Cuando se trata de descorchar una botella de vino, la elección del sacacorchos es crucial. Aquí hay algunas opciones populares:

  • 1.1 Sacacorchos de Doble Tracción:
    • Este tipo de sacacorchos proporciona una mayor estabilidad al tirar del corcho, lo que lo hace ideal para corchos más largos o más difíciles.
  • 1.2 Sacacorchos de Palanca:
    • Con su diseño de palanca, este sacacorchos facilita la extracción del corcho sin aplicar demasiada fuerza.
  • 1.3 Sacacorchos de Camarero:
    • Este sacacorchos es compacto y versátil, perfecto para llevar contigo y descorchar botellas en diferentes situaciones.
  • 1.4 Sacacorchos Eléctrico:
    • Este moderno sacacorchos hace el trabajo automáticamente con solo presionar un botón. Es una excelente opción para aquellos que prefieren una solución sin esfuerzo.

2. Trucos Adicionales para la Preparación

Además de los sacacorchos, existen trucos útiles para preparar la botella antes de descorchar.

  • 2.1 Precinto sin Cuchillo:
    • Si no tienes a mano el cuchillo que suele acompañar al sacacorchos, simplemente abraza todo el precinto con tu mano y tira hacia arriba. Es un truco rápido y efectivo, este truco suele sorprender bastante.

Regala Ronda, regala Morosanto

Pasos para Descorchar una Botella de Vino

3. Preparación

Antes de comenzar el proceso de descorche, es importante preparar adecuadamente la botella y el entorno que te rodea.

  • 3.1 Asegúrate de tener el espacio adecuado:
    • Busca un área amplia y libre de obstáculos para evitar accidentes mientras trabajas con la botella.
  • 3.2 Limpia la botella de posibles suciedades:
    • Limpia la parte superior de la botella para evitar que cualquier suciedad caiga en el vino al abrirlo.
  • 3.3 Escoge un sacacorchos apropiado:
    • Basándote en la elección anterior, selecciona el sacacorchos que mejor se adapte a tus necesidades y habilidades.

4. Retira la Cápsula

La cápsula de la botella debe retirarse cuidadosamente para acceder al corcho sin dejar residuos en el vino.

  • 4.1 Corta la cápsula en la parte superior:
    • Utiliza un cuchillo afilado para cortar la cápsula alrededor del cuello de la botella.
  • 4.2 Retira la cápsula con cuidado:
    • Una vez cortada, retira la parte superior de la cápsula y limpia cualquier resto que pueda haber quedado.

5. Inserta el Sacacorchos

Es importante insertar el sacacorchos correctamente para evitar dañar el corcho o quebrarlo.

  • 5.1 Encuentra el centro del corcho:
    • Observa el corcho y encuentra el punto central para asegurarte de que el sacacorchos entre en línea recta.
  • 5.2 Inserta el sacacorchos con firmeza:
    • Sujeta el sacacorchos con firmeza y empújalo hacia el corcho con una presión constante pero controlada.

6. Gira el Sacacorchos

Una vez que el sacacorchos está en su lugar, comienza a girarlo para penetrar el corcho.

  • 6.1 Gira lentamente y con constancia:
    • Evita girar el sacacorchos rápidamente, ya que esto puede hacer que el corcho se rompa o se dañe.
  • 6.2 Evita hacer demasiada fuerza:
    • Aplica una presión constante pero no excesiva al girar el sacacorchos. Si encuentras resistencia, detente y ajusta la posición.

7. Extrae el Corcho

Una vez que el sacacorchos está completamente insertado, es el momento de retirar el corcho.

  • 7.1 Continúa girando el sacacorchos en sentido contrario a las agujas del reloj:
    • Sigue girando el sacacorchos en la dirección opuesta para extraer el corcho lentamente y con cuidado.
  • 7.2 Asegúrate de mantener el sacacorchos en línea recta:
    • Mantén el sacacorchos recto para evitar que el corcho se rompa durante la extracción.

¡Felicidades! Has descorchado tu botella de vino con éxito. Ahora puedes disfrutar de tu vino sin preocupaciones.

Consejos Adicionales para un Descorche Perfecto

Algunos consejos adicionales pueden ser de gran ayuda a la hora de descorchar y servir vinos:

  1. Evita Agitar el Vino al Abrirlo: El movimiento brusco puede alterar el sabor del vino.
  2. Primero apunta al corcho con el sacacorchos tumbado: y una vez entrada la punta lo giras y pones vertical.
  3. Usa una Servilleta para un Mejor Agarre: Cubrir con una servilleta la parte superior de la botella facilita el agarre al remover la cápsula.
  4. Temperatura para Vinos Blancos y Rosados: Los blancos, sumérgelos en una hielera para mantener la temperatura adecuada, ya que se consumen fríos.
  5. Proporciones al Servir: Sirve vino blanco o rosado en menor cantidad que el vino tinto para evitar que se caliente antes de consumirlo todo.
  6. Olfatea el Corcho: Al remover el corcho, olfatearlo te dará una idea del estado del vino.
  7. Aireación para Vinos Tintos: Deja que el vino tinto se airee antes de consumirlo para apreciar mejor sus sabores delicados.
  8. Tapa la Botella Después de Servir: Evita dejar la botella abierta en la mesa, ya que la exposición al oxígeno puede alterar su sabor.

Conclusión

Después de seguir estos pasos, descorchar una botella de vino se convertirá en una tarea sencilla y elegante. Recuerda siempre elegir el sacacorchos adecuado y seguir cada paso con cuidado. ¡Salud!

============================================

¿Listo para disfrutar estos caldos?

¡Si quieres pasar un fin de semana original y conocer más en profundidad cómo se elabora el vino a gran escala y de manera profesional, no dudes en visitarnos a Bodegas Morosanto o haznos un pedido aquí!

¡Hasta la próxima!

¿Por qué el vino no es vegano?

Por qué el vino no es vegano

¿Sabías que los vinos no siempre son aptos para personas veganas? ¿Por qué el vino no es vegano? Parece sorprendente, ya que se trata de una uva fermentada, sin embargo, algunos incluyen ingredientes de origen animal según su tipo de clarificación. ¡Pero no te preocupes! Hay una forma de identificar los vino veganos gracias a la certificación vegana.

Introducción

El vino es una de las bebidas más antiguas y apreciadas en la cultura humana. Sin embargo, a pesar de su origen natural, hay un aspecto del vino que a menudo se pasa por alto: su relación con el veganismo. En este artículo, exploraremos por qué el vino no es considerado estrictamente vegano y qué procesos están involucrados en su producción que pueden entrar en conflicto con esta filosofía de vida.

Regala Ronda, regala Morosanto

¿Por qué el vino no es vegano?

1. Clarificación con agentes no veganos

La clarificación del vino es un paso crucial en su producción. Se utiliza para eliminar partículas no deseadas y sedimentación. Tradicionalmente, se emplean agentes como la caseína (proteína de la leche), la gelatina (colágeno animal), la albúmina (proteína de huevo) y la cola de pescado (gelatina extraída de la vejiga natatoria de los peces).

2. Filtración con productos de origen animal

La filtración es otro proceso importante en la elaboración del vino. En ocasiones, se utilizan medios filtrantes que pueden incluir productos de origen animal, como huesos de animales o escamas de pescado, para obtener un vino más claro y brillante.

3. Uso de levaduras no veganas

En la fermentación del vino, las levaduras desempeñan un papel esencial al convertir el azúcar en alcohol. Algunos productores de vino pueden optar por utilizar levaduras que contienen nutrientes derivados de productos de origen animal, lo que hace que el vino no sea apto para veganos.

4. Adición de azúcares no veganos

En ciertos casos, se añaden azúcares durante la fermentación para aumentar el contenido de alcohol del vino. Estos azúcares pueden ser refinados con carbón animal, lo que hace que el vino no sea completamente vegano.

5. Envejecimiento en barricas de roble

Aunque las barricas de roble son comunes en la industria del vino, algunas de ellas están selladas con cera de abejas o recubiertas con barnices que pueden contener productos de origen animal.

6. Clarificación a través de procesos electrónicos

Algunos productores están optando por métodos de clarificación electrónicos que no requieren agentes de origen animal, ofreciendo así opciones más amigables con el veganismo.

7. Alternativas veganas en la producción de vino

En respuesta a la creciente demanda de vinos veganos, se están desarrollando alternativas y técnicas para producir vinos sin el uso de productos de origen animal, lo que permite a los veganos disfrutar de esta bebida centenaria sin comprometer sus valores.

Cómo saber si el vino es vegano? La certificación vegana es la solución

En la actualidad, existe la Certificación Vegana liderada por la Fundación Vegetarianos Hoy, la cual a través del Sello V-Label y el Sello Vegano, aseguran a las personas que el producto es 100% vegano, tanto en el listado de sus componentes como en aquellos que se usaron para su producción.

Date un lujo…nuestro tope de gama colección CÉSPEDES

Conclusión de por qué el vino no es vegano

Aunque la producción de vino tradicionalmente ha estado vinculada a procesos que involucran productos de origen animal, es alentador ver que la industria está evolucionando hacia prácticas más respetuosas con el veganismo. Con una mayor conciencia y opciones disponibles, los amantes del vino pueden disfrutar de esta deliciosa bebida sin dejar de lado sus creencias. Como siempre, para vinos de gran producción como puede ser la de nuestra bodega, garantizar una higiene y calidad óptima del producto, es necesario recurrir a estas técnicas. El proceso 100% vegano es mucho más auténtico, delicado y óptimo para aquellas personas que hagan su propio vino.

Preguntas frecuentes

Pregunta 1: ¿Todos los vinos contienen ingredientes de origen animal?

No, existen vinos etiquetados como “veganos” que se producen utilizando métodos libres de productos de origen animal.

Pregunta 2: ¿Cómo puedo saber si un vino es vegano?

Busca etiquetas o certificaciones que indiquen que el vino es apto para veganos.

Pregunta 3: ¿Cuál es el impacto ambiental de la producción de vino vegano?

La producción de vino vegano tiende a ser más sostenible y menos perjudicial para el medio ambiente debido a la eliminación de productos de origen animal.

Pregunta 4: ¿Qué alternativas se utilizan para la clarificación del vino en métodos veganos?

Algunas alternativas incluyen bentonita (arcilla) y carbón activado de origen vegetal.

Pregunta 5: ¿Qué consejos tienes para los amantes del vino que siguen una dieta vegana?

Recomiendo investigar y elegir vinos etiquetados como veganos, y apoyar a productores que sigan prácticas respetuosas con el veganismo en su producción.

Fuente:

VEGETARIANOSHOY

============================================

¿Listo para disfrutar estos caldos?

¡Si quieres pasar un fin de semana original y conocer más en profundidad cómo se elabora el vino a gran escala y de manera profesional, no dudes en visitarnos a Bodegas Morosanto o haznos un pedido aquí!

¡Hasta la próxima!

Levaduras del Vino: El Alma de la Fermentación

Levaduras del vino

Las levaduras del vino desempeñan un papel crucial en la producción de esta deliciosa bebida que ha sido apreciada por siglos. En este artículo, exploraremos en profundidad el mundo de las levaduras del vino, desde su historia hasta su función en la fermentación, y cómo estas pequeñas criaturas transforman el mosto en una obra de arte enológica. Parece que a muchos les resulta un lío. Pero no es así, os voy a explicar cuatro conceptos que harán que entiendas enseguida esta historia de las levaduras:

El Origen de las Levaduras

Esos microorganismos unicelulares, se han asociado con la humanidad desde tiempos inmemoriales. Su relación con el vino se remonta a la antigua Mesopotamia, donde se descubrió la fermentación de manera accidental. Desde entonces, las levaduras se han convertido en compañeras invaluables de los enólogos.

La Diversidad de Levaduras

No todas son iguales, y esto es especialmente cierto en el mundo del vino. Hay una variedad de cepas de levadura utilizadas para la fermentación, cada una con sus propias características. Desde la Saccharomyces cerevisiae, que es la más común, hasta la Candida y la Brettanomyces, cada una aporta su sello único a la bebida.

La levadura que usamos nosotros para fermentar el vino es la Sacharomyces ceresevisiae o levadura de panadería. Es la misma que usamos para el pan o la cerveza. En nuestras bodegas, es la que transforma el azúcar en alcohol, así que el mosto en vino.  

El Proceso de Fermentación

La fermentación alcohólica es el proceso mágico en el que las levaduras convierten los azúcares del mosto en alcohol y dióxido de carbono. Este proceso no solo produce alcohol, sino que también libera una gran cantidad de aromas y sabores que caracterizan al vino.

Autóctonas vs. Comerciales

Algunos enólogos prefieren utilizar levaduras autóctonas, aquellas presentes de forma natural en la uva y la bodega, mientras que otros optan por levaduras comerciales. Ambos enfoques tienen sus ventajas y desventajas, y la elección depende en gran medida del estilo de vino que se busca crear.

Las levaduras del vino que viven de manera natural en la piel de la uva son las levaduras autóctonas: algunas son Ceresevisiae pero otras no.

Sin embargo, muchas bodegas prefieren fermentar con levaduras comerciales que compran y añaden a los mostos. Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes: El inconveniente de trabajar con las levaduras autóctonas es el trabajo que dan: en la piel hay muchas levaduras y no todas son buenas o al menos no sirven para hacer vino. A veces sencillamente lo estropean.

El Papel de las Levaduras en la Cata de Vinos

Las levaduras también influyen en la cata de vinos. Aportan complejidad aromática, textura y estructura al vino final. Los sommeliers entrenados pueden detectar notas específicas relacionadas con las levaduras utilizadas en la fermentación. Quizás la levadura comercial más famosa sea la de la Sauvignon Blanc que da aromas de frutas tropicales, sobre todo, maracuyá. Se usa para vinos blancos y muy especialmente para el Verdejo. Pero su abuso, hace vinos pesados y empalagosos.

El Desafío de la Temperatura

La temperatura es un factor crítico en la fermentación. Las levaduras tienen rangos de temperatura óptimos, y desviarse de estos puede afectar drásticamente la calidad del vino. Exploraremos cómo los enólogos controlan la temperatura para obtener los resultados deseados.

Las levaduras del vino trabajan más eficientemente a unos 28-30ºC por encima de 32-33ºC se mueren de calor y por debajo de 8ºC de frío. Por eso el control de la temperatura en una bodega es tan importante. Como los mostos blancos tienen aromas muy suaves y son más delicados, preferimos fermentarlos a 15-17ºC y mantener esa delicadeza. Pero a las levaduras les cuesta más trabajar y por eso la fermentación de blancos dura más que la de tintos.  

Regala Ronda, regala Morosanto

Desafíos Actuales en la Fermentación

El mundo vitivinícola enfrenta desafíos con respecto a las levaduras, incluida la aparición de cepas resistentes a los fungicidas y los cambios climáticos que afectan a las levaduras autóctonas.

El mundo del vino está en constante evolución, y la fermentación no es una excepción.

Conclusión

Las levaduras del vino son verdaderamente el alma de la fermentación. Su papel en la creación de vinos excepcionales es incuestionable. Desde su antiguo origen hasta las modernas técnicas de selección de cepas, las levaduras siguen siendo una parte esencial de la tradición vinícola.

Preguntas Frecuentes (FAQs)

1. ¿Cuál es la levadura más comúnmente utilizada en la fermentación de vinos?

La levadura más comúnmente utilizada en la fermentación de vinos es la Saccharomyces cerevisiae.

2. ¿Cómo afecta la temperatura a la fermentación de vinos?

La temperatura es crucial para la fermentación de vinos, ya que puede influir en el perfil aromático y el carácter del vino. Las levaduras tienen rangos de temperatura óptimos que deben respetarse.

3. ¿Cuál es la diferencia entre levaduras autóctonas y levaduras comerciales?

Las autóctonas son aquellas presentes de forma natural en el entorno de la viña y la bodega, mientras que las levaduras comerciales son cepas específicas cultivadas para la fermentación.

4. ¿Cómo se eligen las levaduras para la fermentación de vinos?

La elección de las levaduras depende del estilo de vino que se busca crear. Los enólogos consideran el perfil aromático y las características deseadas al seleccionar cepas.

5. ¿Cuáles son los desafíos actuales en la fermentación de vinos?

Los desafíos actuales incluyen la resistencia de las levaduras a los fungicidas y los cambios climáticos que afectan a las levaduras autóctonas, lo que requiere adaptación por parte de los enólogos.

En resumen, las levaduras del vino son verdaderamente artistas invisibles en la creación de esta apreciada bebida. Su diversidad, influencia en el perfil aromático y su capacidad para enfrentar desafíos ambientales hacen que estas criaturas microscópicas sean esenciales en el mundo del vino.

Fuente:

VINISTAS

============================================

¿Listo para disfrutar estos caldos?

¡Si quieres pasar un fin de semana original y conocer más en profundidad cómo se elabora el vino a gran escala y de manera profesional, no dudes en visitarnos a Bodegas Morosanto o haznos un pedido aquí!

¡Hasta la próxima!